Biomet is now Zimmer Biomet

X

 Mensaje de consentimiento

Este sitio web puede definir una o más cookies en su ordenador. Para información sobre cookies en general y las específicas que pueden ser definidas por este sitio web, lea nuestra Política de cookies. Para información sobre la gestión de cookies, incluyendo cómo evitar que se definan en su ordenador, visite el sitio web "All About Cookies" (Todo sobre cookies). Consideraremos el uso continuado de un sitio web de Biomet como una expresión de su consentimiento para permitirnos definir una o más cookies en su ordenador.
 

 

Biomet
 
 

Información para Pacientes y Cuidadores

Vivir con artritis

¿Qué ejercicios puedo realizar para ayudar en el tratamiento?
El ejercicio constituye una parte integral del tratamiento de la artritis. El ejercicio, por sí mismo, no desgastará las articulaciones. Actividades como caminar, la natación o la jardinería pueden ayudar a mantener sus huesos fuertes y sus articulaciones flexibles.

Antes de comenzar ningún programa de ejercicios, consulte siempre a su médico.
 
Fortalecimiento
La inflamación y el dolor articular pueden debilitar los músculos, lo que resulta un problema en el caso de la artritis. Unos músculos fuertes ayudan a absorber los golpes, sostener las articulaciones y protegerle de lesiones. La investigación también ha demostrado que los ejercicios destinados a fortalecer la cadera, la rodilla y el tobillo contribuyen a mejorar el equilibrio. El médico y el fisioterapeuta pueden ayudarle a elaborar un programa de fortalecimiento, si lo consideran adecuado.
 
Estiramiento
Para poder realizar los movimientos con comodidad durante el ejercicio y las actividades diarias, es necesario tener flexibilidad. El movimiento de la articulación también contribuye a lubricarla y a nutrir el cartílago. Por lo general, los ejercicios de estiramiento se pueden realizar diariamente y constituyen una forma excelente de relajación. El médico puede ayudarle a elaborar un programa de estiramiento, si lo considera adecuado.
 
Terapia acuática
La terapia acuática resulta un excelente ejercicio para las personas que padecen artritis y dolor. La flotabilidad del agua protege las articulaciones de lesiones debidas al impacto. El agua también ofrece resistencia al movimiento, lo que resulta útil para el fortalecimiento.
 
Caminar
Caminar es un excelente ejercicio de resistencia para casi todo el mundo, incluidas las personas con artritis. Consulte a su médico para que le proporcione indicaciones o pautas al respecto.
 
Iniciación
  • Pida asesoramiento a un profesional sanitario para que le ayude a elaborar un programa de ejercicios individual.
  • Elabore un plan, póngalo por escrito y fíjese objetivos.
  • Haga ejercicio todos los días a la misma hora para que se convierta en parte de la rutina.
  • Busque un compañero de ejercicio.
  • Busque una clase de ejercicios adecuada.
  • Haga del ejercicio parte de su rutina diaria. En los días en que sienta más dolor, haga un esfuerzo aunque sólo sea para hacer estiramientos suaves.
  • Varíe la rutina de los ejercicios; vaya rotándolos.
Evalúe los progresos y disfrute de sus logros.
 
¿Cuánto es mucho ejercicio?
Si observa un aumento de la inflamación de la articulación, una disminución de la movilidad de la articulación, cansancio inusual o persistente, o dolor continuo, es posible que esté haciendo demasiado ejercicio. Debe esperar sentir cierto dolor muscular, sobre todo si acaba de comenzar el programa o ha cambiado de ejercicios. El dolor articular debe pasarse transcurridas unas horas después del ejercicio.
 
Modificaciones de las actividades
La mecánica corporal se basa en la teoría de que una buena postura y alineación junto con el ejercicio garantizará el equilibrio de los músculos posturales y contribuirá a aliviar la tensión de músculos y articulaciones.
Una mecánica corporal adecuada puede tener como resultado un uso más eficaz del cuerpo y una menor tensión en las articulaciones. Las siguientes pautas para la modificación de las actividades pueden resultar útiles:
  • Evite encorvarse; manténgase erguido.
  • Evite sentarse en sillas bajas para reducir la tensión que sufren rodillas y caderas al sentarse y levantarse.
  • Al viajar, levántese y muévase cada hora aproximadamente para evitar la rigidez en las articulaciones.
  • Evite actividades de gran impacto (por ejemplo: correr, saltar, etc.).
  • Reduzca las actividades que requieran subidas (por ejemplo: escaleras, pendientes, etc.).
Control del peso
El mantenimiento del peso corporal ideal puede ayudar a mantener las articulaciones sanas. Cuando se tiene sobrepeso, las articulaciones que cargan con el peso soportan más presión, lo que puede empeorar los síntomas de la artritis, así como ocasionar rigidez y dolor. En caso de que tenga sobrepeso, el médico puede recomendarle un programa de adelgazamiento que se adapte a sus necesidades.
 
Suplementos nutricionales
Recientemente, los suplementos nutricionales han ganado popularidad entre los pacientes con artritis, en concreto la glucosamina y la condroitina.
Estos suplementos no son adecuados para todo tipo de artritis ni para todas las personas. Los diabéticos y las embarazadas, por ejemplo, deben tener especial cuidado.
Antes de tomar ningún suplemento nutricional, debe consultar siempre a su médico.
 
Calor y frío
Para reducir el dolor y aumentar la flexibilidad pueden emplearse los tratamientos de calor o frío.
Los tratamientos con frío reducen el flujo sanguíneo y ayudan a aliviar el dolor articular y la inflamación agudos.
Los tratamientos con calor aumentan el flujo sanquíneo y contribuyen a relajar los músculos.
 
Calor
Frío
Antes de la actividad
Después del ejercicio
Aumenta la circulación local
Disminuye la circulación local
Mejora la movilidad
Reduce la hinchazón
Reduce el dolor articular
Mejora el dolor
Ayuda a relajar
Reduce la inflamación