Biomet is now Zimmer Biomet

X

 Mensaje de consentimiento

Este sitio web puede definir una o más cookies en su ordenador. Para información sobre cookies en general y las específicas que pueden ser definidas por este sitio web, lea nuestra Política de cookies. Para información sobre la gestión de cookies, incluyendo cómo evitar que se definan en su ordenador, visite el sitio web "All About Cookies" (Todo sobre cookies). Consideraremos el uso continuado de un sitio web de Biomet como una expresión de su consentimiento para permitirnos definir una o más cookies en su ordenador.
 

 

Biomet
 
 

Información para Pacientes y Cuidadores

¿Qué tratamientos hay disponibles?

Medicación

Los medicamentos desempeñan una función importante en el tratamiento de la artritis. Contribuyen a aliviar la inflamación y el dolor de la articulación, lo que supone una mejora en la actividad diaria y en la calidad de vida. Todos los medicamentos tienen posibles efectos secundarios y, por tanto, sólo deben tomarse cuando sea necesario.
 
Los analgésicos o los antinflamatorios no esteroideos (AINE) pueden ayudar a controlar la inflamación y el dolor. Es importante consultar al médico antes de tomar ningún medicamento para el dolor articular.
 
El doctor puede recetar infiltraciones en las articulaciones para contribuir a la reducción de la inflamación y el dolor. Se pueden utilizar infiltraciones de cortisona. La cortisona es una hormona natural segregada por la glándula suprarrenal que regula la inflamación y que, cuando se inyecta en una articulación, puede aliviar o reducir tanto la inflamación como el dolor. La cortisona puede tener algunos efectos negativos en articulaciones y tejidos blandos, por lo que su uso suele estar limitado a unas pocas inyecciones al año.
 
Las inyecciones de hialuronato se han aprobado para el tratamiento de la artritis de la rodilla. Pueden ayudar a aliviar el dolor provocado por la osteoartritis y a restablecer la función de la articulación. El hialuronato es una sustancia natural presente en el líquido sinovial que lubrica y protege la articulación. A medida que la osteoartritis avanza, el líquido sinovial pierde viscosidad debido a una disminución del hialuronato y, por tanto, pierde la capacidad de lubricar y proteger adecuadamente el cartílago de la articulación. El médico podrá aconsejarle sobre la idoneidad de este tratamiento concreto en su caso.
 
Ejercicio
 
Existen diversos tratamientos no quirúrgicos para la osteoartritis. El ejercicio y la fisioterapia suaves prescritos por el médico resultan métodos excelentes para mantener la movilidad de las articulaciones y para aliviar el dolor articular moderado. Las articulaciones que no se ejercitan con regularidad pueden tensarse y provocar dolor.
 
El exceso de peso somete a las articulaciones a una gran presión. Si tiene sobrepeso, es posible que el médico le recomiende adelgazar para aliviar la tensión y el dolor no deseados en las articulaciones.
 
Los elementos de apoyo auxiliares, como un bastón o un andador, pueden ayudar a reducir la presión en las articulaciones y a aliviar parcialmente el dolor. El descanso tras haber realizado alguna actividad también puede contribuir a controlar el dolor articular moderado.
 
Sustitución de la articulación
 
Si sufre una artritis considerable, es posible que el cirujano le recomiende someterse a una intervención quirúrgica para sustituir la articulación.
 
La técnica de sustitución utiliza implantes para reemplazar las partes dañadas del hueso y el cartílago de la articulación. Esta intervención tiene como finalidad restablecer la función y la movilidad de la articulación, así como aliviar el dolor.
 
La artritis es el motivo más habitual de sustitución de las articulaciones: el 90% de los pacientes que se someten a esta intervención padecen esta enfermedad. No obstante, las personas que padecen osteocondrosis, artritis postraumática u osteítis deformante (enfermedad de Paget) también son susceptibles de someterse a la sustitución de la articulación.
 
Los implantes de sustitución de la articulación para renovar la articulación suelen estar fabricados con una aleación de metal y polietileno (plástico). Estos implantes están diseñados para restaurar la función y eliminar al máximo las molestias, al mismo tiempo que le permiten recuperar un estilo de vida más activo.
 
La rehabilitación y el paseo comienzan al día siguiente de la intervención y la estancia en el hospital suele oscilar entre 7 y 9 días. La fisioterapia comenzará en el hospital y, por lo general, continuará tras recibir el alta, aunque esto dependerá del nivel de atención postoperatoria necesario.
 
El resultado de la cirugía de sustitución de las articulaciones ha sido enormemente satisfactorio en lo que respecta a la ayuda que presta a los pacientes con artritis para volver a sus actividades normales y aliviar sus molestias.