Biomet is now Zimmer Biomet

X

 Mensaje de consentimiento

Este sitio web puede definir una o más cookies en su ordenador. Para información sobre cookies en general y las específicas que pueden ser definidas por este sitio web, lea nuestra Política de cookies. Para información sobre la gestión de cookies, incluyendo cómo evitar que se definan en su ordenador, visite el sitio web "All About Cookies" (Todo sobre cookies). Consideraremos el uso continuado de un sitio web de Biomet como una expresión de su consentimiento para permitirnos definir una o más cookies en su ordenador.
 

 

Biomet
 
 

Información para Pacientes y Cuidadores

¿Qué es la artritis?

Las dos formas más habituales de artritis (inflamación de la articulación) son la osteoartritis y la artritis reumatoide. Sin embargo, existen más de 100 enfermedades y trastornos reumatoides que pueden provocar dolor y molestias a las personas afectadas.

                            

Imagen de una cadera normal                                        Imagen de una cadera artrítica

 
¿Qué es la osteoartritis?
La osteoartritis es una de las causas más comunes de dolor articular. En ocasiones, denominada «artropatía degenerativa», se trata de un trastorno que conlleva la degradación del cartílago de la articulación. El cartílago protege los huesos frente a las lesiones y permite que el movimiento sea suave e indoloro.
 
A medida que el cartílago de la articulación se desgasta, los huesos comienzan a entrar en contacto entre sí, lo que resulta doloroso. Las primeras fases de la osteoartritis se pueden tratar con una gran variedad de tratamientos farmacológicos no quirúrgicos. No obstante, a medida que el cartílago continúa desgastándose y los síntomas de la osteoartritis se agudizan, sería recomendable optar por la cirugía para corregir el hueso y el cartílago dañados.
 
Con el fin de diagnosticar la enfermedad, un especialista en ortopedia estudiará su movilidad y revisará su historial médico. Una radiografía de la articulación afectada, que muestre los signos del desgaste del cartílago y la gravedad de su deterioro, puede contribuir a determinar cuál sería el mejor tratamiento a seguir.
 
Las articulaciones que suelen verse afectadas por la osteoartritis son las rodillas, las caderas, los dedos y los hombros. Los síntomas de la osteoartritis incluyen, entre otros:
  • Dolor articular al estar de pie o en movimiento
  • Fallo o bloqueo de la articulación
  • Dolor casi constante
  • Disminución de la actividad
  • Postura o paso anormales
 
Artritis reumatoide
Tiene una incidencia bastante menor que la osteoartritis y afecta principalmente a las mujeres. La artritis reumatoide es una enfermedad autoinmune, cuya causa se desconoce. El sistema inmunitario del organismo ataca los tejidos sanos, lo que provoca una inflamación del revestimiento de la articulación y la lesión consiguiente de la articulación.
Entre las articulaciones que se inflaman se encuentran:
  • la membrana sinovial
  • los tendones
  • las bolsas de líquido sinovial que permiten que músculos y tendones se muevan unos sobre otros con suavidad (bursae)
En ocasiones, la inflamación sufre un empeoramiento, que se conoce como «reagudización», cuando la temperatura de las articulaciones sube como consecuencia del aumento del flujo sanguíneo en la zona. La membrana sinovial genera más líquido, lo que provoca que los ligamentos situados alrededor de la articulación se hinchen y estiren. El resultado es una articulación rígida, inflamada y dolorosa.
 
En uno de cada cinco casos, la artritis reumatoide se desarrolla rápidamente, pero es más frecuente que los síntomas se desarrollen a lo largo de varios meses. Aproximadamente en una de cada veinte personas que padecen la enfermedad, los ciclos de inflamación provocan graves daños en muchas articulaciones, aunque otras apenas sufren daños o ninguno. La rapidez a la hora de tratar la inflamación resulta crucial porque el daño que se haya producido a las articulaciones es irreversible.
 
¿Cómo sé si tengo artritis?
Muchos pacientes que sufren dolor en huesos y articulaciones presuponen que padecen artritis. Existen muchas causas que provocan el dolor articular y que no tienen ninguna relación con la artritis. Antes de iniciar un autotratamiento, siempre debe recibir un diagnóstico adecuado.  
 
Vivir con artritis
 
¿Por qué es tan dolorosa?

A medida que el cartílago de la articulación se desgasta, los huesos comienzan a entrar en contacto entre sí, lo que resulta doloroso. Las primeras fases de la artritis se pueden tratar con una gran variedad de tratamientos no quirúrgicos. No obstante, a medida que el cartílago continúa desgastándose y los síntomas de la artritis se agudizan, puede ser recomendable optar por la cirugía para corregir el hueso y el cartílago dañados.