Biomet is now Zimmer Biomet

X

 Mensaje de consentimiento

Este sitio web puede definir una o más cookies en su ordenador. Para información sobre cookies en general y las específicas que pueden ser definidas por este sitio web, lea nuestra Política de cookies. Para información sobre la gestión de cookies, incluyendo cómo evitar que se definan en su ordenador, visite el sitio web "All About Cookies" (Todo sobre cookies). Consideraremos el uso continuado de un sitio web de Biomet como una expresión de su consentimiento para permitirnos definir una o más cookies en su ordenador.
 

 

Biomet
 
 

Información para Pacientes y Cuidadores

Antes de la cirugía

Preparación para la cirugía

Cuando el cirujano ortopédico decide que la mejor opción para aliviar el dolor y restablecer la movilidad es la cirugía para la sustitución de la articulación, usted comenzará los preparativos normales para someterse a la intervención. Debe informar al cirujano acerca de los medicamentos que tenga prescritos porque antes de la intervención quirúrgica debe dejar de tomar algunos de ellos. Todas las intervenciones quirúrgicas entrañan ciertos riesgos y posibles complicaciones. Antes de la intervención, el cirujano le explicará las posibles complicaciones.

Para la cirugía también es necesario el uso de anestesia. Se le explicarán las diversas opciones que existen al respecto. Las opciones se basarán en el historial médico, la medicación que se esté tomando y los resultados de la exploración física.

 
Higiene
Antes del ingreso programado en el hospital, dese una ducha o tome un largo baño caliente con jabón, sin usar fragancias fuertes, y frótese por todo el cuerpo con un cepillo o una esponja suave. Córtese las uñas de las manos y de los pies (elimine el esmalte de uñas) y lávese la cabeza. Póngase ropa interior recién lavada. De este modo, se evita la introducción de bacterias en el hospital y la complicación del postoperatorio.
 
Medicación
Es posible que se le recomiende suspender la ingestión de medicamentos que puedan aumentar el riesgo de hemorragia como, por ejemplo, aspirinas y antiinflamatorios. Asegúrese de informar al médico o al personal de enfermería de todos los medicamentos que tiene prescritos, incluido cualquier suplemento de herbolario y los medicamentos que se venden sin receta médica. Después, podrán decirle si tiene que dejar de tomar alguno y cuándo. Esta información es importante porque hay diversos medicamentos y tratamientos de herbolario que pueden interactuar con la anestesia y dar lugar a posibles complicaciones.
 
Ejercicios
Asimismo, es posible que el cirujano le recomiende empezar un programa de fortalecimiento antes de someterse a la intervención. Los ejercicios prescritos están pensados para contribuir a aumentar la fuerza y la flexibilidad. El fortalecimiento de los músculos antes de la cirugía puede ayudar en la recuperación postoperatoria.
 
Es importante realizar los ejercicios recomendados antes de la intervención programada, ya que fortalecerán los músculos y ayudarán en la recuperación.
 
Debe procurar mantenerse lo más activo posible antes de la intervención porque el fortalecimiento de los músculos que rodean la articulación contribuirá a la recuperación. Si desea asesoramiento sobre ejercicios concretos, pida que se le remita a un fisioterapeuta para una sesión única.
 
Si es posible, antes de la intervención, debe seguir realizando ejercicio suave, como la natación o caminar.
 
Dieta
La recuperación tras la intervención será más rápida si está sano antes de someterse a ella. Procure seguir una dieta saludable antes de la operación. Si tiene alguna duda sobre su dieta, coménteselo a su médico; es posible que se le remita a un especialista en dietética si es preciso. Si tiene sobrepeso, es importante que adelgace antes de la intervención. De este modo, se reducirán los riesgos que conlleva la anestesia y la nueva articulación tendrá una mayor duración.
 
Dejar de fumar
El tabaco puede poner en peligro la cicatrización después de cualquier intervención quirúrgica. Además, fumar mucho también contribuye al desarrollo de problemas pulmonares, cardíacos y de otro tipo. Todos estos factores pueden complicar la recuperación.
 
Conviene intentar dejar de fumar al menos dos semanas antes de la intervención y durante las 6 semanas posteriores; así se favorece la cicatrización de la herida y de los tejidos blandos situados alrededor de la cadera. Esto se debe a que el tabaco reduce la cantidad de oxígeno que llega a los tejidos que rodean la articulación operada. El oxígeno resulta fundamental para el proceso de cicatrización.